lunes, 6 de octubre de 2008

La Alegria de Vivir

LA ALEGRIA DE VIVIR
Por Jacinto Sención M.
Un nuevo amanecer comienza, alumbrado con el cálido sol de la esperanza, que con alegría le da la bienvenida el pueblo humilde, que día a día no dejan de pensar en que sus vidas encontrarían un destino mejor. Un nuevo día donde las penas y las desesperanzan serían cambiadas por la creciente sonrisa de la felicidad. Son muchos los rostros que se pronuncian con miradas tiernas del porvenir, donde todos compartirán una herencia que por nacer la habían ganado, una vida en libertad.

La libertad es el motor inmóvil de la felicidad, que a diario debemos sentirla y vivirla a plenitud. La alegría de vivir en libertad, una libertad sumergida en el nublado mundo de la imaginación, que hace de la vida un carnaval de pasiones, donde los cuerpos desnudos de perjurios, se muestras entrelazados y sumergidos en el acho mar de la solidaridad. Ya no existe un yo, sino un nosotros, sembradores de esperanza para un cercano mundo que sintiendo la alegría de vivir, grita a todo pulmón, libertad, justicia e igualdad.

Que bien se siente un pueblo, donde sus hijos son los artífices de la restauración de la paz, de la justicia y la libertad, done sus hijos son constructores de una nueve sociedad ahogada en valores que interactúan y se encaminan hacia la transformación de la nueva humanidad. Que alegría nos da el sentirnos libre para la acción, de sembrar esperanza en el desierto de la desesperación. Que alegría nos da ver a nuestras gentes sentirse seguras de sí misma y satisfecho de lo que pudo hacer en la construcción del nuevo amanecer.

Ya no siento preocupación de lo que será del mañana, ni de lo que fue del ayer, pero si siento el día a día que me interpela desde lo que hago y desde lo que soy. Sin embargo no somos ni seremos al margen de lo que hacemos, ya que lo que podemos hacer esta marcado por la esencia de nuestro ser. Eso somos, gentes comprometidas con la realidad presente, que con alegría y entusiasmo la convertimos en la sólida esperanza para los demás.

En mi alma siento la alegría de poder vivir en un mundo que me invita a la realización de cuantos sueños hay en mí. Siento la alegría de ser parte de un presente alentador, donde la exclusión se fue al olvido y la razón cobra sentido desplazando los perjuicios de quienes ignoran la libertad en la igualdad de los que somos, de nuestra esencia que por nacer ya estaba en todos.

Soy feliz por que la vida es algo más de lo que soy, más de lo que siento, es sentimiento, es la razón de vivir, que quiere hacer de todos un mundo de la imaginación realizada en el cercano sendero de la responsabilidad que todos tenemos para la construcción de una nueva sociedad y sobre todo, un mundo mejor para todos.

2 comentarios:

Noumi! dijo...

La alegria de vivir...pero , vivir viviendo, o vivir existiendo ? :]

Franklin P dijo...

Que bueno que aún puedes respirar hermano.