domingo, 2 de abril de 2017

Al despedirme

Por: Eddy Ulerio

Nadie sabrá lo que quise,
porque mi camino no es recto,
como al amor,
lo habitan curvas y encrucijadas.

Todo quedará resuelto
aun sin que nadie sepa,
mi lucha, los sueños que tuve
y los desaires amorosos.

Porque mis palabras
como el humo,
se irán con el viento
a otras dimensiones,
donde el verso es eterno.



********
Para escuchar el poema en Youtube:

jueves, 23 de marzo de 2017

La trampa


Por: Nicolás Guevara

Sorpresa de hombre en pública propuesta:
Al levantar la cabeza la descubrí de pie entre la gente, como suspendida en el aire. Me miraba con su ceñido vestido blanco y escote de ombligo. Me miraba y se tocaba el pecho, provocativa, me miraba e intentaba seducirme. Esa mujer gravita entre los hombres como una homicida. Su cuerpo emborracha, su silueta se desdobla en el cristal y estalla un mundo lascivo.

De repente me levanto, y sin volver la mirada, me marcho deprisa dejándola abandonada en su inútil intento de póster Givenchy.


(Tomado del libro: Un hombre en silencio. De Próxima aparición)


domingo, 12 de marzo de 2017

Incumbido

Por: Jacinto Sención Mateo

Hoy despierto y estás tú
tan real como ayer
apasionada y cercana
llena de vida, de amor,
tú y nada más.

¡Qué sería sin ti!
¿A quién iría?
¿Amar a quién?
¡No se qué sería de mí!

Qué lindo escucharte
sonora y sedienta
que destila amor
amar quisiera
sentir al amado.

Lo expresa y lo quiere
busca y encuentra
un amor a la espera
siempre tú
y anhelo tu presencia.

Mas yo a la espera de ti
para amarte en presente
en el ahora amarte
amarte eternamente
por siempre amarte.

lunes, 13 de febrero de 2017

Breves momentos

Por: Sandy R. Genao Cruz

Esos breves momentos de miradas,
risas, conversaciones amenas,
lágrimas de amargura, en fin,
alegrías y penas.

Esos breves momentos se eternizan en mi mente
porque es en esos momentos donde siento lo que sientes
puedo mirar tus ojos claros, tocar tus tiernas manos,
consolarte en tu amargura, ser cómplice de tus locuras.

Es en esos breves momentos
cuando mi vida se siente plena
cuando me siento dichoso
cuando mi corazón se alegra
cuando creo en la eternidad
sólo porque de mí estás cerca.

sábado, 4 de febrero de 2017

La amé camino a casa

Por: Humberto Rivas

Ayer, en el metro, la vi un segundo
la vi un segundo y sentí que la amaba desde siempre
la amé al instante, como se ama justo antes de la muerte.
Y mientras la veía camino yo a mi casa y ella a la suya
pensaba: ¡Qué feliz si tu casa fuera la mía!
Pensaba que ella siempre había sido mía, aunque no lo era.
¡Cómo es posible amar tanto en tan poco tiempo!

Le pregunté su nombre a la salida,
y los dioses unieron nuestros pasos,
pero tan solo para acompañarla a casa.
Y resultó no ser tan mía, pues ya era de otro.
Y ahogué en un frío “¡Oh, eres casada!”, mi emoción.
Parece que muy tarde llegó la noche de anoche
muchos años antes debimos haber coincidido en ese vagón.
Parece que llegaste tarde tú o me retrasé yo.

Ella a su nido entró y yo seguí
rumbo a mi casa, que no era la suya.
Fui feliz esos eternos minutos
porque la amé camino a casa.
Pero ahora, ¿qué hago con este amor
que se me ha quedado pegado camino de la estación?

sábado, 28 de enero de 2017

La espera

Por: Franklin A. Peralta E.

Robo bancos
encantando con poemas las cajeras.
Diseño sillas
con círculos y estrellas.

Cuando sale el sol,
entre tormenta y tormenta,
en el carro de fuego
me disfrazo de rueda.

No tengo respuesta
para tu pregunta
de por qué trae flores
la primavera.
Y cuando me miras
levanto una pared de piedras.

Un pájaro azul me trae tu esperanza
y con ella me deleito y juego
para que te desespere
la espera.
 

viernes, 6 de enero de 2017

Eternamente tarde



Por: Jean Suriel

TARDE has llegado
a mi mundo y a mi tiempo,
precisamente ahora
cuando ya mis ilusiones
se apagan.
Tarde has llegado
a mi mente y a mis deseos,
cuando simplemente vivo del destino,
cuando simplemente espero
y no formulo ningún razonamiento.
Eternamente tarde
llegaste,
sin embargo cambiaste
mi mundo y mi tiempo,
mi mente y mis deseos,
mis ilusiones
incluso mi destino.
Llegaste tarde y te reclamo
y a Dios también reprocho.
Eternamente tarde
se articuló tu existencia,
pero a mi corazón
no has llegado tarde.

Tomado del libro: Tránsito de Venus. 2014