lunes, 27 de mayo de 2019

Carbón

Por: Eddy Ulerio

Pensarte al levantarme
abrir la tierra
mirar de reojo paredes grises
entonar una canción
soñar el fin de semana
clavar las uñas en el recuerdo.

Ir y venir cada día
con una certeza
apostar a una fogata
el amor que se cuela
entre copas y rutina.

Marchita la sonrisa
desprecio marginal
mueca de los pasos
camino sin retorno.

lunes, 6 de mayo de 2019

Plan casi perfecto

Por: Franklin A. Peralta E.

Tres días antes o mejor decir noches
viniste sin venir a estar conmigo
abrí los ojos y me soñé contigo
y amarré mis caballos a tus coches.

La amistad impidió los reproches
bebí lo mío y lo de cada amigo
me embriagó saber que no te obligo
y fueron tus palabras perfectos broches.

Volé hacia ti con alas prestadas
no importó dirigirme al abismo
o estas heridas casi curadas.

No pude creer el desplante de las hadas
cuando ansias y yo fuimos lo mismo
ante tu puerta y tu cama cerradas. 

lunes, 18 de marzo de 2019

Descripción

Por: Sandy R. Genao Cruz

Nunca desperdicio la vida
no es mi estilo
me gusta ser libre
y no creo en el destino.
Soy capaz de ser feliz
y de estar solo conmigo.

Vivo en mi mundo de colores
yo mismo lo construí
robo sueños a la esperanza
atrapo musas en un jardín
busco algo entre la nada
escribo una historia sin fin.

Veo las oportunidades
ellas son ciertas
abro pasos a la ilusión
que todo cambia y renueva
y por si aparece el amor
mantengo una puerta abierta.

viernes, 22 de febrero de 2019

Poema de amor

Por: Jean Suriel

SI MI QUERER tu vida destruyera
jamás te amaría cuanto quisiera.
Si, al contrario, tu vida edificara,
eternamente mi vida te amara.

Es inefable este sentir que siento,
como arremete a la palmera el viento.
Y es tan grande el amor que te profeso
que es un pecado si no lo confieso.

Es tanta la entrega de este amor mío,
que no tanta fuera el agua de un río
cuando corre locamente hacia el mar.

Cuando estés segura de que te quiero
y de que por bien amarte me muero,
entonces comenzaremos a amar.

lunes, 18 de febrero de 2019

En la costa

Por: Nicolás Guevara

El mar no sugiere pensar
sus olas se avalanchan contra la roca
en el horizonte un faro incesante
espera su embarcación de turno
mientras sigo sin descubrir
el misterio de los almendros
de las palmeras y de tu partida.

lunes, 28 de enero de 2019

Hambre y eufemismo

Por: Humberto Rivas

Hambre de pan
estómagos vacíamente comprimidos,
simbólicamente falta de pan
es falta de los elementos primordiales
que hacen que estos cuerpos
no se pierdan en la brisa.

Falta de pan puede ser
falta de bocado para la boca
puede ser de techo, de salud,
de dignidad, de tantas otras cosas.

Falta de pan, eufemismo radical
que quiere decir que hay miseria,
que no hay motivos suficientes
para meter los pies bajo la mesa.
Que hay gente que no come
no es una figura literaria
es una literalidad sin alegorismo.

Para algunos es una metáfora,
un simbolismo.
Sí, es cierto, hay hambre de respeto,
de autoestima, de ego, de besos, de abrazos,
de carro nuevo, de sexo, de conocimiento,
incluso de fantasías y superficialidades,
de todo eso hay hambre.
Pero el hambre del pobre literalmente hablando
es de vivienda, salud, educación y alimento.
La falta de pan no es tan obvia para unos pocos
como lo es la falta de sol en un día nublado.
Para quien la padece, en cambio, sobre la piel,
es tan obvia y tremenda como una cotidiana redundancia
que borra sonrisas en los huesos,
y ara la piel como sembradío baldío
de terrones infructuosos.
Parece mentira,
en este mundo rico
hay un chorro de gente que vive
en el fondo de un cántaro vacío,
repasando los últimos granitos
de un rosario de un triste miserere
antes de caer con los brazos rendidos
con la cara hacia el olvido.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Reflexión después de los 40

Por: Eddy Ulerio

Ante el bullicio de mi  devenir, vale la pena sentarme y mirar desde la otra acera.

Nombrar todas las cosas: el saber condensado, el tedio incrustado en esta rutina que hace alarde de las palabras; como proyección inequívoca de lo que vive en mí, sin nombre.

Locura, al romper lo que me conecta, aquello que me devuelve a lo humano, lo que habla más de mí, que de los otros.

Cariño dosificado, engreimiento sublevado, isla dispersa en el océano de las relaciones, apariencia desvirtuada de lo que creo que soy y de lo que puedo llegar a ser.

Todo va pasando a pesar de mí, mientras mastico soledades y desde esta orilla, sin espejo y brillo vano, dialogo con mi verdad.