lunes, 13 de febrero de 2017

Breves momentos

Por: Sandy R. Genao Cruz

Esos breves momentos de miradas,
risas, conversaciones amenas,
lágrimas de amargura, en fin,
alegrías y penas.

Esos breves momentos se eternizan en mi mente
porque es en esos momentos donde siento lo que sientes
puedo mirar tus ojos claros, tocar tus tiernas manos,
consolarte en tu amargura, ser cómplice de tus locuras.

Es en esos breves momentos
cuando mi vida se siente plena
cuando me siento dichoso
cuando mi corazón se alegra
cuando creo en la eternidad
sólo porque de mí estás cerca.

sábado, 4 de febrero de 2017

La amé camino a casa

Por: Humberto Rivas

Ayer, en el metro, la vi un segundo
la vi un segundo y sentí que la amaba desde siempre
la amé al instante, como se ama justo antes de la muerte.
Y mientras la veía camino yo a mi casa y ella a la suya
pensaba: ¡Qué feliz si tu casa fuera la mía!
Pensaba que ella siempre había sido mía, aunque no lo era.
¡Cómo es posible amar tanto en tan poco tiempo!

Le pregunté su nombre a la salida,
y los dioses unieron nuestros pasos,
pero tan solo para acompañarla a casa.
Y resultó no ser tan mía, pues ya era de otro.
Y ahogué en un frío “¡Oh, eres casada!”, mi emoción.
Parece que muy tarde llegó la noche de anoche
muchos años antes debimos haber coincidido en ese vagón.
Parece que llegaste tarde tú o me retrasé yo.

Ella a su nido entró y yo seguí
rumbo a mi casa, que no era la suya.
Fui feliz esos eternos minutos
porque la amé camino a casa.
Pero ahora, ¿qué hago con este amor
que se me ha quedado pegado camino de la estación?

sábado, 28 de enero de 2017

La espera

Por: Franklin A. Peralta E.

Robo bancos
encantando con poemas las cajeras.
Diseño sillas
con círculos y estrellas.

Cuando sale el sol,
entre tormenta y tormenta,
en el carro de fuego
me disfrazo de rueda.

No tengo respuesta
para tu pregunta
de por qué trae flores
la primavera.
Y cuando me miras
levanto una pared de piedras.

Un pájaro azul me trae tu esperanza
y con ella me deleito y juego
para que te desespere
la espera.
 

viernes, 6 de enero de 2017

Eternamente tarde



Por: Jean Suriel

TARDE has llegado
a mi mundo y a mi tiempo,
precisamente ahora
cuando ya mis ilusiones
se apagan.
Tarde has llegado
a mi mente y a mis deseos,
cuando simplemente vivo del destino,
cuando simplemente espero
y no formulo ningún razonamiento.
Eternamente tarde
llegaste,
sin embargo cambiaste
mi mundo y mi tiempo,
mi mente y mis deseos,
mis ilusiones
incluso mi destino.
Llegaste tarde y te reclamo
y a Dios también reprocho.
Eternamente tarde
se articuló tu existencia,
pero a mi corazón
no has llegado tarde.

Tomado del libro: Tránsito de Venus. 2014

lunes, 17 de octubre de 2016

Letras de Naiboa

!De lo virtual a lo ideal! Los mejores trabajos publicados en Naiboa Literaria en estos ocho años, reunidos en una antología que podrán ver, tocar, oler, degustar, sentir... y escuchar, si nos acompañan en alguna de las distintas presentaciones que se aproximan. Mantengan la sintonía.

Por lo pronto, les dejamos con el excelente prólogo de la obra, escrito por el insuperable Vladimir Cruz López:



Naiboa Literaria
Un espacio para declamar la vida y desplegar el corazón

Estas letras de Naiboa son un paso más en un largo camino. Un camino que se inició como encuentros de amigos y amigas para compartir la palabra en debates filosóficos, teológicos y sociales en espacios domingueros en diferentes lugares de la ciudad de Santo Domingo. Esta palabra luego se convirtió en versos, en inspiraciones de diversos compañeros y compañeras que escriben y describen la vida-poesía y la vida-prosa. Compartir un poema o una narración era la excusa perfecta para encontrarnos, degustar un trago y celebrar la vida. Pero la vida transcurría y los compañeros de tertulia debían asumir rumbos diferentes en este transcurrir, lo que motivó la creación de un espacio digital en el que pudiéramos tener la oportunidad de seguir deleitándonos con sus creaciones narrativas y poéticas. Y así nació Naiboa Literaria, como la esperanza última de suprimir distancias.

Durante años Naiboa Literaria ha sido escenario para:

  • Declamar la vida. Desvelar los más intrínsecos sentimientos, vicisitudes, experiencias y vivencias desde diferentes momentos y contextos del existir. Para sentirse vivo y desde esa viveza exponerse, confrontarse, preguntarse  por el amor, la vida, la muerte, la mujer, el hombre, la humanidad, la divinidad. Declamar la vida es expresar en versos lo cotidiano, lo complejo, lo sencillo, los sinsabores, las alegrías, las tristezas. Es hacer una palabra de lo más profundo de nuestro interior, que como grito desesperado y enamorado, cautive a quien la escuche o la lea.

  • Desplegar el corazón. Es compartir lo que subyace en lo más profundo del ser de cada autor. Sus ideas, sus valores, sus costumbres, su cultura, sus conocimientos. Es visibilizar en cada verso, en cada poesía, en cada narración, la invisibilidad de su ser, de su contexto, su vida. Desplegar el corazón le permite a cada escritor sumergirse en lo más profundo de su interior y escudriñar simbolismos, metáforas y símiles, para en el camino de vuelta que es la escritura, exponerse y desvelarse. Es la sincronía perfecta de lo oculto y lo visible, en el que cada verso conjuga el alma y el cuerpo.

Después de ocho años transcurridos, Naiboa Literaria sigue siendo una realidad gracias a los aportes solidarios de compañeras y compañeros que hacen de sus vidas y de sus experiencias una expresión literaria. Este espacio literario ha logrado acumular una riqueza en sus letras que demandaba ya la transmutación de lo virtual a lo palpable. Esa concreción es este libro, donde atesoramos lo mejor del universo digital de Naiboa Literaria.

Esta antología es la invitación abierta a acompañarnos a esos espacios domingueros. A escuchar las distintas voces, los distintos estilos. A acortar distancias entre ustedes y nosotros, gracias a la palabra.

El agradecimiento a cada miembro del grupo de Naiboa Literaria, los que nos hacen pensar, reír o llorar con sus palabras-letras. Gracias a los que de manera asidua leen y releen cada publicación subida al blog. Los que vigilan y cuidan del espacio respetando la diversidad de los aportes y tomando en cuenta las opiniones de cada quien. Todos y cada uno son verdaderos gestores culturales y promotores de la lectura y la escritura en nuestra sociedad.  

Vladimir Cruz López
Santo Domingo.
Septiembre, 2016.

domingo, 10 de abril de 2016

Miércoles 1

Por: Nicolás Guevara

A mi lado, en el autobús, una mujer
va desnudando bostezos en la mañana.
Evocando placeres me unta su resaca
íntima, nocturna y soñolienta.
Yo miro, y sonrío. Ella mira soñando.

(Tomado del libro: Poetidiario. 1998)

jueves, 31 de marzo de 2016

Sólo a veces

Por: Sandy Genao R. Genao Cruz

A veces siento
que nada vale la pena.
A veces veo
que en la vida nada me llena.
A veces entiendo
que me tengo que rendir.

Pero en realidad…

Mi vida vale la pena
porque tengo libertad.
Mi vida es alegre y plena
porque tengo tu amistad.
La vida pasa, y es verdad,
pero me mantengo vivo.
Rendirme no es mi actitud
al menos mientras siga vivo.