sábado, 31 de octubre de 2009

Gatuperio

Por: Héctor Martínez D.

Surge, crece y transforma,
sin miramiento tus toques haces espontáneos
levanta contradicciones
te haces necesario
resurge cada segundo diversificado

Sobre ti se legisla
se hace arte
catarsis
y empresas

Crece y ocupas atención
para unos como necesidad
para otros como temor;
gozas de enemigos,
de adeptos y promotores
recreándote en la contradicción

Tu agilidad vuelca esfuerzos
anhelos y utopías
en paréntesis de indignación,
en impotentes desconciertos
en penas y reclusión

Tu antítesis no es noticia
ni presencia concienciada
pues tu estar roba sacrificios,
trastorna nervios
enloquece miradas.

En la desobediencia naciste
y desde ese mito de tu nacimiento
te hace de muchos justificación.

Para uno eres dinamismo,
para algunos maldición
y para todos incertidumbre,
y de los íntegros desesperación,
solventándole, también, desilusión.

Eso eres tú,
mal,
vacío
sequedad
gatuperio
que al mundo ocupa en tu superación
y al cielo en ofertas de gloria
o aviso de perdición,
como si este inmediatismo
diera posibilidad a ejercicios de concienciación.

4 comentarios:

Mía dijo...

Ser de alguna forma eso es lo que perdura e importa, gracias por pasar por mi casa.

Un beso enorme

Mía

Franklin P dijo...

Poeta Martínez,

es tu llanto por una persona o por todas?

-------------

Mía, gracias a usted.

Franklin P

Héctor A. Martinez Diloné dijo...

Hola a todas y todos.
Hace unos días he retomado la vida y las conexiones. Me place retomar a Naiboa y encotrar a Gatuperio, síntesis del desbordamiento existencial que un rostro miserabilizado por las negaciones nomralziadas de esta socidedad bañana en la contradiccion de lo maldito y admirable.

Amigo Franklin, sì, es un llanto por por todas, suscitado por una. es un llanto-SOS ante la impotencia de a veces solo poder mirar y a penas quizás decir algo.

Abrazos.
Gracias MIA.

Sandy dijo...

Pero hector, ¿como te contacto?, ¿sera que solo por aqui?, no tengo tu correo, ni tu telefono, que vaina