jueves, 15 de octubre de 2009

Sabor de labios

Por: Nicolás Guevara

Un revoloteo de alas
eleva los sueños hasta la lluvia
en la calidez oscura.
Baile de siluetas:
redondez de la noche en el ombligo
sabor de cielo en los labios
libertad y juego en el instante
como lúdica fusión de dioses
que espanta la muerte frente a mí.

3 comentarios:

Volcano dijo...

Y eso que si te tomas un pronac tambien vas a sentir la potencia de un volcan!!!

excelente post, he quedado encantado..

te invito a darte una vuelta por mi blog...

saludos

Franklin P dijo...

Gracias Poeta.

Me acuerdas aquellos versos atribuidos al gran Machado:

"Dicen que un hombre
no es hombre
hasta que escucha
su nombre
de labios de una mujer.
Puede ser".

Joaco dijo...

Cuando la muerte es segura,
Por más que brinque y salte,
Tú muere aquí, como dice la canción.

¡Quien no quisiera morir así!