jueves, 26 de marzo de 2009

Bebé Arcoiris

Por: Franklin A. Peralta E.

Un bebé Arcoiris
nos ha nacido en la sala,
y ahora lo encuentro
por todas partes.
Ayer
se me subía por los pies.
Hoy
anda en conversaciones con el televisor.

Cuando decidí sentarme
a simplificar mi vida
lo sorprendí en el sofá
dibujando estrellas.

Anoche
me pidió unas tijeras
para podar el estragón
y retocarse de verde.

Temprano en la mañana
sus colores se habían separado.
Vi al amarillo y al rojo
saltando entre los árboles del patio.
Pero el azul
no ha querido levantarse de la cama.

De vez en cuando
el arcoiris de al lado
le pica un ojo
discreto
al nuestro.

Ahora
me surge una pregunta urgente:
por qué la gente
nunca habla
de los arcoiris que les nacen
en la sala.



(2008)

8 comentarios:

arq jennet tineo dijo...

Hermoso, me desborda la imaginación,
me encanta la serenidad,
el colorido de este poema, que se atreve a ver nacer arcoiris en la sala, quizás no a todos,
quizás no en todos los días se posa un milagro solar en nuestras vidas, pero como bien
has dicho para eso nos queda siempre la poesía.

Saludando!

Eddy Ulerio dijo...

Muy bien flaco ! No sabía que al final de la filosofía, cuasi todos íbamos a salir poetas. Bueno, yo desde mis años mozos siempre sentí esa inquietud. Me alegra que vuestras peligrosas metáforas, nos sigan llenando de esperanza.

Saludos,

Franklin P dijo...

Mil gracias por sus palabras Jennet. Definitivamente, usted es la poesía.

Hermano Eddy, es verdad. No es metáfora. Yo lo vi. Lo que pasa es que desde hace meses, por este invierno que quiere destronar la primavera, no lo he vuelto a encontrar.

Un abrazo.

Marie dijo...

Es lo más lúdico y hermoso que he leído ultimamente. Muy Hermoso.

Abrazos.

Franklin P dijo...

Estimada Marie,

Con tus palabras hasta me creo poeta.

Mil gracias.

Seseum dijo...

Hermosa imagen. La pregunta de los últimos versos es, a la vez, Edén y estocada. La modestia es innecesaria, yo acabo de leer a un "poeta".

Franklin P dijo...

Estimado Seseum,

Sea usted bienvenido.

Mil gracias por sus palabras... sin modestia alguna.

Arq. Jennet Tineo dijo...

Sin palabras.
Que nos invada la poesía cada poro,
cada polo, cada nodo, cada tono en nuestra voz.
Gracias sigo como en el comienzo.
Sin palabras.