viernes, 15 de enero de 2010

A mis Hermanos del Oeste (Haití)

Por: Sandy R. Genao Cruz

Hermano, vecino del oeste,
mi corazón hoy se aflige,
mis ojos lloran tu tragedia
mi alma hoy se siente triste.

Hermano, vecino del oeste,
tu dolor también me duele,
tu tragedia es mi tragedia
es que soy lo que tú eres.

Hermano, vecino del oeste
de nuevo has sido golpeado,
pero sabrás levantarte,
porque luchas sin cansancio.

Hermano, vecino del oeste,
no desmayes en este instante,
las tragedias te han diezmado
pero ¡sigue hacia delante!



Este escrito es un llamado a la solidaridad. Pero también es una llamado a muchos dominicanos que de una forma irracional se dejan llevar por un falso nacionalismo y pretenden negar la realidad… Somos dos alas del mismo pájaro, lo que le sucede a Haití nos sucede a nosotros. Este terremoto lo sentimos todos. A ellos y a ellas por desdicha le tocó la peor parte, pero pensemos: como fue a ellos pudo haber sido a nosotros.

4 comentarios:

Héctor A. Martinez Diloné dijo...

DE ACUERDO CON SANDI.
LO MEJOR ES AYUDAR PARA QUE ESTO SE TRIVIALICE. LA GRANDEZA DE LO QUE SOMOS COMOPUEBLOS QUE COMPARTEN UNA MISMA ISLA, SE CONFIRMA EN LA HERMANDAD QUE SE CULTIVE Y EXPRESE, TANTO EN MOMENTO DE DOLOR, COMO EN LA COTIDIANIDAD IMPRECISA, AMBIGUA, PERO REAL.

Héctor A. Martinez Diloné dijo...

QUECE DECIR PARA QUE NO SE TRIVIALICE, CON EL SENSACIONALISMO DE LOS MEDIOS Y LOS INSENSIBLES.

Sandy dijo...

Me ha llenado de orgullo ver como muchos Dominicanos y Dominicanas se solidarizan, siempre he dicho que nadie te puede obligar a la solidaridad, pero cuando uno ve casos como este la solidaridad es obligada, tambien me da lastima escuchar personas con la mentalidad de la edad media diciendo que esto le pasa a Haiti porque no cree en Dios, me da rabia ver tanta ignorancia y en mi Impotencia solo me llegan a la mente las palabras de confucio "La Religion es el Opio de los Pueblos"

Joaco dijo...

Haití tierra de nadie para muchos,
Dolor de cabeza para otros,
Pero siempre filme en su identidad,
Que para muchos y otros,
Su dignidad,
No es tan pura,
Como la del pueblo haitiano,
Que siempre ha luchado por su libertad.

La solidaridad con Haití,
Nos compromete hacer tan digno como ellos,
Que auque oprimido por la indiferencia del blanco,
No abandonan su dignidad, y prefieren morir en el combate,
Para defender su libertad por la tanta sangre que derramaron,
Los negros del ayer, los de hoy, pero también lo del mañana,
Ya que Haití nació para ser libre en la libertad de los vientos.
Haití, ayer, hoy, por siempre……